Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Imagen

Gran Canaria está situada en un enclave mágico, en el norte de África, bañada por el océano atlántico, al igual que sus islas hermanas que componen el archipiélago canario.

Ésta isla, de origen volcánico es parte de la región natural de la Macaronesia. Su clima es subtropical, aunque varía según la altitud y la vertiente norte y sur. Ésta variabilidad climática conocida en la isla como microclimas da lugar a una gran diversidad biológica.

A continuación recomendamos tres joyas naturales que no te puedes perder si tienes la oportunidad de visitar ésta hermosa isla.

Éstos atractivos naturales, el buen clima y las playas hacen de la isla un destino turístico a tener en cuenta.

El Bufadero, Telde:

Imagen

Éste regalo para la vista se encuentra en la costa del municipio de Telde, próximo a la playa de La Garita. Resulta una mezcla entre la belleza de una cascada y la fuerza del mar.

El espectáculo empieza desde que el agua entra en éste gran agujero creado por la naturaleza hasta que se vacía, por otro lado, la bahía tiene otros tipos de agujeros de minúsculo tamaño, que tras el paso del agua por debajo de éstos, genera un ruido muy singular, ésta es la causa por la que se llama Bufadero.

Imagen

Las Cuevas de Veneguera, Mogán:

Imagen

Situadas dentro del municipio de Mogán, para poder ver éstas cuevas flotando en el mar hay que llegar hasta la playa de Veneguera, un recorrido que se puede hacer más largo de lo normal por los ocho kilómetros de carretera sin asfaltar que hay que atravesar, si además, quieres disfrutar de la playa, lo mejor será que planifiques la visita para cuando esté en marea baja.

Una vez llegas a la playa de Veneguera, recorre sus calas a mano izquierda hasta llegar a éste punto, y ahora toca disfrutar de la tranquilidad.

Imagen

Reserva de Güi Güi, Tasartico:

Imagen

Güi güi es una reserva natural especial cercana a La Aldea de San Nicolás al suroeste de la isla.

Naturaleza pura invade éste inmenso lugar en el que solamente viven tres familias con casas fabricadas con sus propias manos. Su acceso es complicado, para llegar hay que atravesar una montaña a través de un sendero de unos 4 kilómetros, un camino que puede durar aproximadamente 3 horas.

Una extensa playa de arena negra compone parte del paisaje.

Imagen

Fotografía y texto: David Azurmendi

FacebookTwitter

Anuncios