Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Imagen

Una de las expresiones más utilizadas por los viajeros cuando visitan Tánger, es haber retrocedido en el tiempo, las primeras imágenes que pasan por nuestra retina impactan, parece un escenario de película, se respira historia en cada rincón de ésta ciudad.

Un poco de historia:

Alrededor de 1450 a.C., ésta ciudad fue fundada por los antiguos fenicios, bautizada como Tangis por los cartagineses.

En 1679 el sultán Moulay Ismail de Marruecos intenta ocupar la ciudad luchando contra tropas británicas, consiguiendo que éstos se retiren, pero no sin antes destruir la ciudad y su puerto. El sultán realiza obras de reconstrucción, pero no fue fácil levantar la ciudad hasta que a principios del siglo XIX la población no superó los 5000 habitantes.

En 1786 se convierte en la capital diplomática del reino de Marruecos, instalándose así los diplomáticos extranjeros en la ciudad. En 1797 llegaría a Tánger la primera delegación de Estados Unidos en el exterior.

Imagen

¿Porqué visitarlo?

Se dice que Tánger fue inspiración para muchos artistas (pintores, escritores, musicos, etc…) .

Lo último que te recomendaría sería que te dejaras llevar por el primer guía que encuentres en la ciudad, ya que muchos tratarán de engañarte y llevarte a comercios en los cuales se llevan una comisión si consigues que muerdas el anzuelo, dejando de lado las visitas más recomendadas. Te recomiendo que contrates éste servicio desde casa a través de internet, algún portal web que te ofrezca seguridad.

Los vehículos que transitaban por las calles cercanas a los mercados  me llamaron especialmente la atención, un vehículo formado por una moto soldada a un remolque, ideal para entrar en las callejuelas de La Medina y transportar mercancías a los mercados del Gran Zoco.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Reservar noche en un Riad dentro de la Medina es una de las opciones más acertadas de cara a vivir desde dentro la cultura que rodea ésta ciudad, lugares muy acogedores regentado por locales o extranjeros que se han quedado fascinado con el país y han decidido quedarse a vivir y disfrutar de todo lo que puede ofrecer Tánger.

El Petit Zoco es el corazón de la Medina, y la Medina es un laberinto, lo más normal es que te pierdas por sus calles, si es tu primer día en la ciudad y no encuentras el Riad que reservaste por internet, ésto es lo más normal que te puede pasar, precisamente porque los riads no son nada llamativos desde fuera, es cuando traspasas la puerta de entrada cuando notas la diferencia, un contraste impactante; por tanto, no estaría de más pedir ayuda a un local, muy gustoso te mostrará el camino a cambio de unos Dirhams.

Imagen

Imagen

La esencia de La Medina pasa por sus variados mercados, textil, joyerías, alimentación,etc…

Imagen

Imagen

La moneda oficial es el Dirham, un euro equivale a entre 10 y 11 Dirhams.Precios que me llamaron la atención:Comer bien: 40 Dirhams
Trayecto en petit taxi 8 minutos: 10 Dirhams
Trayecto en grand taxi 50minutos: 200 Dirhams
Botella de agua de 50cl: 3 Dirhams

El petit taxi es un taxi urbano de color verde y el grand taxi es un taxi interurbano, su color es beige. La peculiaridad de los taxis es que puedes subirte a ellos aunque ya tenga pasajeros dentro, si tu destino les va de paso, podrás subir y compartir gastos del total del coste del trayecto; tanto el petit taxi como el grand taxi pueden llevar a un máximo de siete personas, incluido el conductor.

Si preguntas por un lugar donde poder comer, es más que probable que te mencionen el Restaurante Hammadi, el restaurante para turistas por exclencia en Tánger.

Yo, personalmente no lo aconsejo, pues es como comer en un restaurante marroquí en tu ciudad, eso si, con espectáculos en vivo, en mi caso disfruté de músicos, cuatro señores cantando y tocando instrumentos. La comida nada especial la más cara y menos especial de entre todos los lugares que comí en la ciudad.

Imagen

Por otro lado, nunca olvidaré el Café Hafa, un lugar ideal para desconectar del bullicio tangerino por unos minutos, tomarte un refresco o un té con vistas hacia el océano atlántico, escribir, leer o revisar las fotografías de la cámara.

Imagen

Imagen

Los días en Tánger son largos y el comercio nocturno perdura hasta altas horas de la madrugada, si te apetece dar un paseo tranquilo en las profundidades de La Medina y evitar las masificaciones, no hace falta que te levantes muy temprano, los comercios suelen abrir a las 9.30.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Fotografía y texto: David Azurmendi
Anuncios